Xavi y el reloj

Karajan. Así le bautizó Jesús Paredes, miembro del cuerpo técnico de la selección, en aquella Eurocopa de 2008 que supuso la presentación en sociedad de sus verdaderas habilidades. Hasta entonces, intuíamos en su pie derecho una técnica sin igual. Pero la confianza que en él depositó Luis Aragonés y la forma como Guardiola le entregó jerarquía lo acabaron convirtiendo en leyenda. Se erigió en el mejor director de orquesta. La batuta era el pie, pero todo lo ordenaba el cerebro. Fue su inteligencia la que le convirtió en eje de cualquier equipo que le precisara. Al disponer de él, sus entrenadores se podían sentir como Arquímedes, Xavi era su punto de apoyo para mover el mundo. Tras más de mil partidos dando sentido a este juego, el lunes se confirmó una de las peores noticias que se le podían dar a un balón. Xavi ya no jugará más. Cuelga las botas. Se acabaron sus pases, sus movimientos, su manera de recibir, proteger, esconder y mimar la pelota. En un deporte que canoniza a los que marcan goles, él no los necesitó para ser leyenda. Nos lo comentaba el citado Paredes, la grandeza de Xavi llega por cómo encumbró el juego desde su posición, su trascendencia como centrocampista es equiparable a la de Beckenbauer como libre o la de Maldini como lateral. Palabras mayores.

La retirada de Xavi, ahora definitiva, ya la empezamos a digerir en su día, cuando abandonó el Camp Nou. Su salida empezó a dejar al culé huérfano de estilo. Sin él, cambiaba el ADN azulgrana. Ahora que se retira, simplemente se nos reproduce el ataque de nostalgia que sentimos desde el día que se marchó a Qatar. Su salida, junto a la de Iniesta tiempo después, nos hizo entender lo que a día de hoy todavía no se acepta con unanimidad. Cualquier tiempo pasado fue mejor, nunca se jugará como jugaron aquellos bajitos. Esas premisas deberían asumirse para poder digerir mejor los caminos que el Barça ha elegido para los tiempos recientes. Existirán versiones más o menos alejadas, pero no se puede jugar como lo hizo el equipo de Guardiola. Porque no existe otro Guardiola. Ni otro Xavi. Ni otro Iniesta. Como tampoco existirá otro Busquets. Y menos otro Messi. En cuestión de belleza, cualquier equipo perderá la comparación con aquél. Todo aquello es irrepetible, también para el propio Barça.

La retirada de Xavi, decíamos, resucita nuestra nostalgia. Pero al mismo tiempo, activa una esperanzadora cuenta atrás. Falta menos para que Karajan dirija la orquesta del Barça... desde el banquillo. Sabiendo lo que piensa Xavi, ya imaginamos cómo jugará su equipo en unos años. Y nos genera un subidón. Pero bien haríamos en controlar las expectativas. No es que dude de las cualidades del futuro técnico, al contrario, lo tiene todo para ser un enorme entrenador. Pero su pizarra sufrirá el mismo mal que las que han sucedido en el tiempo a la de Guardiola. Lo lógico es que no pueda contar con mimbres tan perfectos. Sin ir más lejos, Xavi no podrá alinear a Xavi. No dispondrá de un punto de apoyo para mover el mundo. Respecto al irrepetible Barça de Guardiola, perder la comparación también será lo normal. Pero hay un consuelo. Lo normal, bajo la batuta de Karajan, solía ser extraordinario. Lamentemos pues la pérdida del Xavi jugador, mientras le damos cuerda al reloj para que no tarde en llegar al Camp Nou, el Xavi entrenador.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.