¿Qué no hacer en un debate electoral?

Sé tú mismo 

Típico consejo de último minuto por parte de tu equipo para intentar tranquilizarte, que se añade al tan recurrente “ o vas a hacer genial, lo sé" y que propicia que haya aspirantes a la presidencia de la Generalitat repanchigados en sus asientos como si estuvieran en el sofá de ca la sogra o en el bar de la esquina. Porque, ¿qué "tú mismo" debes ser? ¿El "tú mismo" que eres con tu mujer, amante, hijos, compañeros, amigos, enemigos, vecinos, contigo mismo? A no ser que seas Obama, ni caso. La improvisación y la naturalidad son artes reservados a los semidioses. Que sí, a todos (incluida la propia moderadora, Ana Pastor) nos enamoró que Antonio Baños sacara un abanico en mitad del debate de las elecciones del 27S o nos divirtió que Gabriel Rufián abandonara el plató de Tv3 para ir al baño; pero es mejor caer en gracia que ser gracioso. 

Toma notas, demostrarás que estás muy preparada 

Que para hacer la réplica a tus adversarios precises apuntar dos o tres palabras en una preciosa moleskine colocada discretamente sobre un atril o una mesa auxiliar junto a tu asiento, de acuerdo. Que te pases la hora y media del debate tomando notas como si fueras una taquígrafa o buscando el dato de un informe de 2014 entre tu montaña de papeles no te hace parecer más profesional o responsable. Todo lo contrario: además de repelente y obsesiva, demuestras falta de respeto e interés tanto por los demás interlocutores como por el público. Para escuchar (atender), es importante observar a quien te habla (mirar).   

Exagera al gesticular para parecer contundente 

Ni se te ocurra. Esto es televisión, no un mitin en la plaza del pueblo a finales del siglo XIX. La pantalla magnífica cualquier detalle, gesto o emoción. Más que nunca debes ser reservado, elegante, sofisticado y delicado. Y si eres un candidato que mides dos metros y posees un carácter ya de por si chulesco, ni pestañees.    

Infografías, estadísticas, fotografías, noticias impresas en papel o cartón pluma 

Quedan 15 días para estrenar el 2018. ¡Bienvenidos al siglo XXI! Salvo que tu formación no tenga propuesta alguna a aportar o línea argumental para desacreditar al adversario, queda terminantemente prohibido el uso de cualquier documento de este tipo porque en nuestra retina y cabeza se traduce como un "ñiñiñí". Si el dato o imagen es tan revelador, importante o impactante, bastará con que lo verbalices. 

Utiliza este feo merchandising corporativo, así aprovechas y haces propaganda subliminal 

Vale, a ver cómo os explico esto para que lo entendáis de una vez por todas... El electorado no es imbécil. Que a veces podemos llegar a parecerlo porque os votamos, sí. Pero que un candidato tenga que llevar el color o el logo corporativo en alguno de sus accesorios (corbata, blazer, dossier, libreta, chapita, bolígrafo...) para que el espectador pueda reconocer su tendencia ideológica es insultar a la inteligencia humana. Eso o que consideráis que vuestro físico y mensaje es tan mediocre que pasa desapercibido aunque nos bombardeéis a propaganda constantemente durante, como mínimo, dos semanas.

Sostén el bolígrafo en la mano y así disimulas el tembleque 

No, mejor aún: fúmate un cigarro y así te relajas del todo mientras dura la tortura. Porque si a estas alturas necesitas de recursos de primero de oratoria para controlar los nervios, ¿qué te hace pensar que eres merecedor de gobernar una nación? El bolígrafo en la mano acaba convirtiéndose en un apéndice de nuestro dedo acusador, índice. Es muy útil para un profesional crítico (tertuliano, periodista, moderador...) porque señala, destaca, recrimina y reprocha el error. Pero un político en un debate electoral debería proponer algo. Lo que sea. 

Bebe agua para aclarar la voz 

Ni los Tres Tenores precisaron tal cantidad de líquido durante una actuación. A plató se llega hidratado. Si tenéis tendencia a que se os reseque la garganta, en las farmacias venden unas pastillas (no son caramelos) para impedir que pase precisamente eso. Os tomáis una diez minutos antes de entrar (jamás debéis masticar o chupar nada en público...) y con que os humedezcáis los labios ligeramente una o dos veces aprovechando alguna pausa, listos. Si existe una deshidratación exagerada (sea sudor o no dejar de dar sorbos), el espectador interpreta que la persona está nerviosa o pasando un mal rato y, más que beber, se traga las recriminaciones del adversario. Y, por favor, nada de enjuagarse la boca, empezar a hacer gárgaras o guarradas varias… Aaaaarg

Mejor con corbata, es más presidencial 

La ropa es inanimada. Es la persona con su carácter y actitud la que le da vida y la hace presidencial (creíble, coherente) o no. Por eso, algunos valoramos tanto el estilo (personalidad) en el vestir de los que nos pretenden dirigir. Como sólo uno de los candidatos que se presenta a presidir la Generalitat lo posee (creo que es obvio), de los demás me conformo con que den la talla y que las prendas sean de una mínima calidad. Hay que evitar eclipsar (distraer) con el estilismo (ni para bien ni para mal); los accesorios sólo deben acompañar y confirmar el mensaje hablado (coherencia). 

Tranquilo, te maquillan allí 

No os recomiendo que seáis tan desconfiados como yo porque reconozco que lo mío roza lo enfermizo, pero poner vuestro rostro y peinado en manos de la estilista de la cadena de televisión de turno es provinciano. A plató se llega maquillado por una profesional de vuestra confianza (no hace falta que invirtáis la suma de Macron en cosmética, pero ni tanto ni tan poco) y ya allí, las estilistas de la productora, sólo se encargarán de algo mucho más inocente e inocuo como es retocar los brillos. Que aunque seas hombre, como a la maquilladora le dé un aire y le parezca que estás demasiado blancucho, te pone moreno Zaplana y ya tenemos titular en las redes sociales. 

Si te quedas en blanco, a malas, lees 

Si en un momento decisivo de la discusión o en el minuto final cuando te ofrecen la oportunidad de pedir el voto no sabes qué decir y precisas empezar a leer o se te nota que te has aprendido el discurso de carrerilla y ensayado cada gesto delante del espejo durante horas, tenemos un enorme problema. Es como si para decirle "te quiero" al amor de tu vida o negarle una infidelidad a tu pareja necesitaras una chuleta. Si pierdes el contacto visual ya no resulta creíble.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.