El 1-O como esperanza para toda España

Hace un año del referéndum del 1 de octubre. Pero si llamar “referéndum” a lo que pasó aquel día en las calles de Cataluña puede parecer excesivo para alguien que me lea en el resto del Estado, lo acepto. Llamémosle como queramos, pero quiero hacer una invitación a ver lo que pasó en las calles de Cataluña hace un año como una oportunidad y una esperanza para todos los ciudadanos que viven en España, especialmente para aquellos descontentos con cómo son las cosas en su país.

El 1 de octubre de 2017 millones de catalanes y catalanas se movilizaron para autodeterminarse y millones votaron a favor de la independencia. Pero más allá de eso, esos millones de personas enviaron un mensaje de esperanza del que la sociedad española podría sacar muchas enseñanzas: ante la imposición, organización ciudadana, desobediencia y movilización para desbordar un Estado que se niega a cambiar y que está dispuesto a usar la fuerza para machacar a quien lo intente.

Lanzo algunas preguntas: que perspectivas reales de democracia ofrece hoy el Estado español a aquellos que querrían votar sobre seguir manteniendo una Casa Real parásita, ladrona y corrupta? Que perspectivas reales de democracia ofrece hoy el Estado español a los que querrían derogar el golpe de Estado constitucional que perpetraron PP y PSOE reformando el artículo 135? Que perspectiva ofrece ese Estado para decidir sobre las pensiones, sobre el TTIP, sobre el mercado eléctrico o sobre las acciones criminales del IBEX? Que espacios ha dejado la democracia española para que esos conflictos sean solucionados dentro de sus márgenes? Creo que muy poca. Tal y como dijo el dictador fascista, está todo “atado y bien atado”. Está atado lo de Catalunya y lo de Euskadi pero también está atada la Monarquía cleptómana, el saqueo y la explotación de un IBEX heredero del franquismo que explota a millones de personas en toda España. Están atadas y bien atadas las tuberías de la cloaca que conecta el IBEX con La Zarzuela, con La Moncloa, pasando por los despachos de los medios a su servicio y está atado y bien atado el palco del Bernábeu, las concesiones de autopistas, el crimen del Castor y las fosas comunes sin abrir.

Insisto: ¿que espacio ha dejado la democracia española a los millones que están hartos de todo esto? ¿Un grupo parlamentario de 70 diputados en el Congreso que les cante las cuarenta? ¿Un minuto en La Sexta para que Willy Toledo se pueda desfogar para que después lo despellejen 4 tertulianos una hora seguida? ¿Una TT en Twitter? Todo eso está muy bien pero parece bastante claro que el Poder puede aguantar perfectamente esos embates.

Pero en Catalunya, el 1 de octubre, más de dos millones de personas pasaron a la acción y desbordaron el nudo, lo tensaron y lo cuestionaron en toda su profundidad. Efectivamente no lo han podido desatar pero es indudable que se le saltaron muchas costuras. Y por eso en este artículo defiendo el 1-O como una herramienta no solo de los catalanes sino a disposición de todos aquellos que están hartos de esperar.

Que pasaría si en España la mitad de los 36 millones de personas con derecho a voto organizara un referéndum “ilegal” para echar a los Borbones de una vez? Que pasaría si esos 18 millones de ciudadanos pasaran a la acción y pusieran en marcha mecanismos que les permitieran decidir sobre sus vidas más allá de lo que permite una Constitución redactada y aprobada bajo la amenaza fascista?

Vivimos en un mundo dónde cada vez hay menos espacios en los que la gente tenga la palabra. No nos dejan decidir sobre la independencia de Catalunya, no nos dejan decidir sobre la Monarquia, ni sobre el modelo energético, ni sobre Europa ni sobre el mundo. Ni en Catalunya, ni en España, ni en Grecia, ni en Londres. Los poderosos, sus empresas, sus intereses y sus negocios han logrado reducirnos a meros espectadores de sus chanchullos y a sufridores de sus decisiones. Y es tan pequeño el espacio que nos han dejado que la capacidad de decisión habrá que ganársela como los de abajo nos hemos ganado todos los derechos: plantando cara, movilizándonos y desobedeciendo. Ni las vacaciones pagadas, ni la sanidad pública, ni la educación ni las pensiones fueron un regalo de nadie. Se consiguieron haciendo huelgas (ilegales), cortando carreteras y enfrentándose a la policía y a sus patronos autoritarios. Puedes estar en desacuerdo con la independencia, pero creo que lo que hizo el pueblo catalán es un tesoro de empoderamiento y desafío a la injusticia que es urgente que se aplique en cada calle de este Estado decadente. OS puede gustar más o menos lo de la independencia, pero si algo han aprendido los catalanes y las catalanas es que los derechos se arrancan ejerciéndolos y no esperando a que Felipe de Borbón los permita.

Un abrazo.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.