Ya no queremos ser Claire Underwood

Una blusa de algodón blanco con una falda beige. La melena suelta y su sempiterno labial rouge. Pendientes de perlas que en ella, más que un símbolo conservador, se antoja como un regalo familiar poco comprometido con su estilo pero que prometió ponerse en su día más especial -¡noticia! nadie nos obliga ya a que sea el de la boda. Observo la dulzura y delicadeza de Alexandria Ocasio-Córtez y siento su triunfo como algo mío.

En Kansas, la primera mujer nativa estadounidense elegida al Congreso es lesbiana y ex luchadora de artes marciales. Y como hizo Michelle Obama -a pesar de que los asesores le advirtieron que los hombres no tolerarían que la first lady pudiera demostrar fuerza física- mostró sus músculos con un vestido rojo sin mangas combinado con pendientes de colgar y un llamativo fular. Turbantes, piercings, velos vestían a las ganadoras de las elecciones estadounidenses. Riqueza visual, racial, cultural, estilística y cromática. Imposible no leer la pluralidad democrática y el paso de gigante que significa en la imagen de la mujer política y la feminización del liderazgo.

Hace dos siglos, el hombre poderoso decidió que iba a vestir traje, camisa y corbata. Nadie imaginó entonces que la mujer pudiera llegar a la primera línea política y cuando lo logró, por no tener otro referente o no buscarse más problemas, emuló la estética de sus compañeros varones. A Margaret Thatcher le hicieron cambiar su tono de voz para que sonara más grave -masculina- y le propusieron que también renunciara a sus tocados, perlas y bolsos. Pero pese a los accesorios a los que no renunció, la estética de Thatcher -hombreras, patronaje rígido y prendas estructuradas- no era muy distinta a la de cualquier macho alfa que confunde el respeto con el miedo. Angela Merkel tampoco lo tuvo nada fácil. Cada vez que se reunía con sus homólogos, su falda llamaba demasiado la atención. ¿Solución? El mismo pantalón y americana de tres botones para cada día. Eso sí, un poco de color para que no la acusaran de marimacho... Algo parecido pasó con Hillary Clinton, ex primera dama y luego secretaria de Estado, a la que antes que presentar como referente de la mujer política en las últimas presidenciales, optaron por reclamarla como abuela de los EEUU...

Dice el abecé de la imagen política que el candidato debe responder a tres cualidades: la seguridad, seriedad y proximidad. Histórica y culturalmente, la seguridad se refiere a la fuerza y la seriedad, a la madurez. Dos cualidades aplaudidas en el varón pero prohibidas para las hembras. Por lo tanto, a la mujer sólo le quedaba la cercanía. Pero tampoco en exceso. Porque cuando se empezó a hablar de la feminización política; sólo a Obama, Trudeau o David Fernàndez les permitíamos sonreír o echar una lagrimita.

"Obviamente, no teníamos a una presidenta como modelo, pero volví a visitar a los presidentes estadounidenses del pasado para observar su vestimenta diaria, su indumentaria de viaje, y luego pensé en cómo eso podría traducirse en Claire", explicaba la responsable de vestuario de House of Cards hace sólo unos días sobre el nuevo aspecto que luciría el personaje de Robin Wright ya convertido en esta última temporada como la máxima líder mundial. Así que optó por costuras afiladas, los Louboutins de vértigo de charol, y de color, además del gris y el negro, el verde militar. Le quitó el bolso e incluyó un par de gemelos.

Pero este modelo estético, aunque atractivo, está creado para un viejo modelo que representa el espectáculo oscuro y retorcido de la psicología autoritaria y corrupta del poder. Un patrón que aún no se contempla que una sonrisa sincera, un pintalabios que te da luz, la sensibilidad y ternura son más poderosas que cualquier otra arma.

Hoy, la feminización política no es sólo el futuro de la comunicación; es la única manera de que exista un futuro para este mundo.

 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.