Todos los días son 25 de noviembre

Se llama Sammy Woodhouse, es británica, tiene 32 años y un hijo de 18. Se quedó embarazada cuando tenía solo 14 años y Arshid Hussain la violó. Hussain, junto a sus dos hermanos fueron condenados a 35 años de prisión por  por pederastia y abuso sexual de más de 50 niñas en Rotherham (Inglaterra). Ahora un Tribunal de Rotherham le ha concedido un permiso para conocer al hijo. No, no me lo estoy inventando.

La noticia fue portada el pasado martes en el diario ‘The Times’ y la propia Sammy Woodhouse ha renunciado a su anonimato para pedir ayuda y que se cambie la ley. Para pedir justicia, ni más, ni menos. Ha publicado incluso un vídeo en las redes sociales.  “Es un un peligro para mí, para mi hijo y para otros niños. Hay que cambiar la ley para garantizar que los violadores no puedan acceder a los niños concebidos a través de la violación. Estamos siendo constantemente revictimizadas. Como víctima de violación constantemente me dicen ‘bueno, en realidad él tiene sus derechos humanos’. ¿Qué pasa con mis derechos humanos? ¿Qué pasa con los derechos humanos de otras personas y de nuestros hijos?”, se pregunta.

La pregunta es más que pertinente. Sólo con el ejercicio de intentar ponerse en su lugar, pensar en que tu hijo conozca al animal que te violó cuando sólo tenías 14 años pone los pelos de punta. La violencia contra las mujeres está tan asimilada en el sistema que es posible que haya casos así y que una víctima tenga que volver a revivir lo que le sucedió años después con el terror de pensar en que su hijo pueda tener contacto con su violador. Para protegerse incluso  abandona su anonimato y se ve obligada a que todo el mundo se entere de su nombre y vea su cara 19 años después. Se mire por donde se mire, es una vergüenza.

¿En qué mente retorcida cabe que un pederasta y violador tenga el derecho de conocer a su hijo? Pues es la ley. Cuando el año que viene el 25 de noviembre volvamos a salir a las calles en el Día Internacional contra la violencia de género conviene que recordemos casos así, en países desarrollados, que suceden ante nuestras narices y de los que tenemos noticia. Pero que quede claro que todos los días son 25 de noviembre para alguna mujer y que los datos, según la ONU son los siguientes:

-En todo el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental.

-Solo el 52% de las mujeres casadas o que viven en pareja decide libremente sobre las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos y su salud sexual.

-Casi 750 millones de mujeres y niñas que viven hoy en día se casaron antes de cumplir 18 años, mientras que al menos 200 millones de ellas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina.

-El 71% de las víctimas de la trata en todo el mundo son mujeres y niñas, y 3 de cada 4 de ellas son utilizadas para la explotación sexual.
-La violencia contra la mujer es una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad reproductiva tan grave como el cáncer y es una causa de mala salud mayor que los accidentes de tránsito y la malaria combinados.

El movimiento #MeToo ha sido un avance, un paso importante, pero no podemos confiarnos ni dejar de pelear para, por cursi y trillado que suene, construir un mundo mejor, más igualitario y por lo tanto más justo. Para que ninguna vuelva a sufrir como Sammy Woodhouse, por ejemplo. 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.