Yo no soy facha

Viajaba Fran Rivera por Ávila y un amigo lo retó a través de wasap: "A que no hay huevos a entrar". Y al pasar por delante le picó la curiosidad. Así que se adentró en un local llamado Casa Eladio.

No percibió el olor a rancio, de hecho, el ambientador le resultó familiar. Y sí, es cierto que nada más cruzar la puerta descubrió que la decoración consistía en fotos del dictador Francisco Franco y simbología falangista, pero también apreciaban el noble arte del toreo. Hay gente que no entiende el cariño y pasión de los toreros por los toros simplemente porque los maltratan y torturan hasta la muerte y convierten el sacrificio de un ser pacífico que sólo desea vivir en un espectáculo cultural. Si es que desde que las feminazis van proclamando que el amor no mata, el romanticismo no funciona como antes... Unas chicas muy simpáticas le pidieron una foto y Rivera, amablemente, posó con ellas ante una bandera española con un aguilucho (¡para que luego digan que los toreros no pueden ser animalistas!). La visita quedó registrada en un vídeo que él mismo grabó con su teléfono. Y cerró el relato visual con un "¡Viva España, anda que no!".

Cuando el documento gráfico se viralizó, algunos erróneamente lo confundieron con un facha. ¡Qué barbaridad! ¿Cómo se os ocurre tachar de facha a un hombre que piensa, siente, viste y actúa como un facha? Y precisamente a un personaje como Fran Rivera que hace una semana se alegraba del ascenso de Vox en Andalucía.

"Ese vídeo se ha sacado de contexto", protestó ayer el diestro. "Yo soy más español que la tortilla de patatas, pero no soy franquista -continuó- sería absurdo que yo me sintiera franquista. Cuando Franco murió yo tenía un año. Estoy enamorado de la constitución y la libertad que nos da".

En fin, Fran Rivera no es facha. Y los de Vox no son franquistas. Ahora, que bien lo disimulan los tíos... #lasaparienciasNOengañan

  • Comparteix