Yo soy la Arrimadas

"Creo que es mucho más inteligente y efectivo ser contundente con el fondo y exquisita en las formas", presumía Inés Arrimadas hace poco menos de un año en su polémico posado para la revista Telva. Aquella manifestación la hacía la líder de un partido que se comporta como hooligans en cada sesión del parlament, que recomienda a sus diputados no cantar el himno de Els Segadors o que duda en aplaudir (por no quererle reconocer al enemigo ningún gesto) cuando el president de la Generalitat homenajea a las víctimas del terrorismo o Jenn Díaz (ERC) condena al machismo que también afecta a muchas de las diputadas naranjas... Las formas, en el fondo, son el fondo; y en C's faltan (muchas, pero que muchas) formas.

Las performances que prepara Cs semanalmente para salir en la tele y ocupar las portadas de Madrid ya me han hecho casi olvidar que el título de garrulilla del parlament de Catalunya lo ostentaba hasta hace nada #yosoylaLevy (ese mascar chicle...). Y en este último pleno antes de que se inicie el juicio por el procés, no se hicieron de rogar y volvieron a hacer gala de sus "exquisitas formas" y ridículos cartelitos. Arrimadas llevaba las garras lacadas de negro. Más allá de una tendencia, el pintauñas oscuro entre gótico y punk era ya una advertencia (querían camorra). Y hace tan bien de Belén Esteban en Sálvame que yo la fichaba para Gran Hermano. Porque hay que reconocer que interpreta el papel con tanta desenvoltura que clava el personaje... Sus aspavientos barriobajeros (cuando se dirige al president Torrent, abre los brazos, saca pecho y levanta la barbilla en plan "a ti que te pica, a que te meto, quillo") hacen las delicias de unos (si la estrategia no le funcionara no la repetiría) y sofoca a otros (entre ellos, al president Torra que, en vez de ignorarla como tan bien hacía Puigdemont, cayó en la trampa y no paró de apuntarla con el dedo).

"Viste piji pero en el fondo es una choni", me repiten con asiduidad sobre el estilo de Inés Arrimadas. Y me pregunto, en el fondo, ¿ir de piji (diferente a ser pija) no es ser choni? Como con Albert Rivera, llevo años advirtiendo que no viste bien (eso sí, tiene buena planta); lo que ocurre es que en este país el ciego es el rey. La clase trabajadora queriendo cumplir el sueño de pertenecer a la élite económica y política casposa, pero no a la intelectual, enfundándose trapitos de Mango o Hugo Boss… Nada se me antoja más vulgar.

  • Comparteix