Sólo por esto ya valió la pena que Baños no contestara a Vox

Como salía de Catalunya Ràdio no pude ver en directo por televisión "la declaración" de Antonio Baños. Es público y notorio (perdonad, desde que me paso el día visualizando juicios se me está pegando una terminología más propia del siglo XIX, como "escorzo" que también me hace mucha risa) que amo a Baños. Es decir que cuando todos mis contactos de wasap me pusieron en sobre aviso de lo que estaba aconteciendo en la sala del TS, morí de amor. "Por dignidad democrática y antifascista no voy a contestar a Vox”, anunció (y yo añadí: “y por dignidad estética”).

Sin embargo, al rato otras personas (a las que también adoro porque son las "miyóooooos") me advertían de que el proceder de Baños iba en detrimento de la defensa (aunque en el caso de Baños sólo era la acusación popular la que lo había requerido) y, por lo tanto, de los acusados. Les pedí un tiempo para reflexionar (en mi caso se trata de visualizar las imágenes de lo que pasó el miércoles por la tarde) y repasando la secuencia estoy aún más convencida de que la desobediencia de Baños fue acertada.

¿Partimos de la base de que este juicio es una farsa y que la sentencia está ya más o menos escrita? ¿Sabemos que el interés mediático por este juicio en España es nulo y que el miércoles no sólo creció por la presencia de S3 y Rajoy (bando 155) sino gracias al momento Baños (bando indepe)? ¿Somos conscientes de que La Sexta ha planteado un debate electoral a 5 incluyendo a un partido fascista que tiene menos votos que Pacma y que ni PSOE ni Podemos (la supuesta izquierda española) de momento se han negado a participar? Bien, si es así, prosigo.

Valió la pena la actuación porque cuando Marchena le informa de que no puede negarse a contestar a Vox, Baños se ríe en su cara y le contesta: "Sí, sí puedo". Después, cuando Baños no se baja del burro (catalán, por supuesto), vuelve loco al jurado. Los seis jueces empiezan a cuchichear entre ellos, unos le tiran de las puñetas a Marchena hacia a un lado y otros, para el otro. Al más joven, el que siempre se ríe, se le congela la sonrisa y empieza a consultar un libro (entiendo que busca un código que le aconseje qué hacer ante un rojo separatsista antisistema que desobedece). El señor mayor canoso que suele dormir durante las largas jornadas se despierta de golpe y hace el amago de levantarse de la silla (esto es intolerable) mientras refunfuña.

A continuación, Javier Ortega Smith acepta el juego del teléfono (humillación) que Marchena propone para resolver la situación. Apuntar además que los letrados de Vox no protestan ni se les escapa una mínima mueca de molestia o desprecio cuando los tachan de fascistas, xenófobos, misógenos homófobos... Tanto PP como Cs se indignan cuando se les insinúa algo parecido; pero a los de Vox parece no importarles, no les avergüenza, como si ya se sintieran cómodos con la etiqueta...

Tras la primera pregunta de Vox, Marchena se entretiene con otra cosa y no atiende a la nueva cuestión que debería trasladar al testigo. Al darse cuenta, Baños protesta... El señor mayor extiende el brazo para alcanzar a Marchena, tira el bolígrafo sobre la mesa (ahí sí, violencia), empieza a hacer aspavientos (¡que lo largues ya!), vuelve a levantarse de la silla para luego dejarse caer a plomo (por mis….) y golpea la mesa (¡aquí se hace lo que yo diga, coño!). Otro de los jueces trata de serenarlo (abuelo, tranquilícese que usted ya no está para estos berrinches...). Pero el señor está furioso y reprende a Marchena (le levanta el dedito = amenaza, advertencia). Empieza a indicar con el dedo hacia su salida y hacia la de Baños (o se va él o me voy yo). Cierra su cuaderno, lanza algo nuevamente contra la mesa y Marchena acata. Y queda claro que Marchena no manda tanto como podría parecer...

El troleo es máximo. #loveBaños

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.