“Pues ya está respondida"

Dicen que la verdad duele; pero, en muchas ocasiones, por dura que resulte, alivia. Y en estos tiempos donde la mitad de los dirigentes tejen sus carreras en el engaño y la otra mitad oculta información a la población como si la ciudadanía fuera un menor al que hay que proteger para que siga ilusionado con la existencia de los Reyes Magos; la sinceridad de Jose Luis Trapero es reconfortante.

Si te gusta bien, y si no también. Llegó con un traje de civil (grande y largo de bajos y sin abrochar la americana) que se enfunda como si fuera el uniforme de mosso, con la porra incluida en el cinto (de ahí el golpe de cadera). Ya hace meses que para declarar ante la jueza Lamela se afeitó la barba. Y aunque agrade más con ella (está más atractivo), la barba es el maquillaje masculino y es preferible presentarse ante el tribunal con la cara descubierta y los rasgos faciales más afinados.

Desde el primer momento, las expresiones de apertura (palmas de las manos a la vista) y concreción (pulgar e índice pegados para detallar) acompañaron su relato. Y, por lo tanto, su versión de los hechos se antojó tan creíble. Es cierto que en hasta tres ocasiones se tocó la nariz (una de ellas después de intentar retener el moquillo que le caía, debe andar resfriado) y la oreja. Pero cada vez que realizaba un gesto de duda lo advertía verbalizando la inexactitud del dato: "creo, pienso, si no recuerdo mal". Es decir, en su objeto no estaba el embuste.

Por empatía, simpáticos se apreciaron sus suspiros, resoplidos y caídas de párpados (santa paciencia hay que tener con los ignorantes) mientras contestaba al abogado de Vox. De hecho, el carisma de Trapero lo ayudó en su declaración. Buscaba la mirada del juez Marchena para indicarle sin decir ni mu que frenara las idioteces de Ortega Smith. Y lo bueno es que lo lograba. De hecho, fue ante una pregunta de Vox cuando llegó el nuevo hit de Trapero: "pues ya está respondida".

Fue con la defensa cuando se lo apreció más tenso e incómodo. Tanto durante el interrogatorio de Melero (abogado de Forn) como con la pregunta de Marchena, no paró de acariciar su dedo pulgar (ego). Se encogió de hombros y selló su boca (políticamente, no podía hacer ni decir nada) al confesar que el conseller Forn fue un punto irresponsable. Porque no es fácil decir la verdad cuando sabes que puedes estar perjudicando a alguien a quien de ningún modo le deseas ningún mal. Como se le dilataron las pupilas a Junqueras (sorpresa) y le entró la risa nerviosa cuando Trapero confesó que había un plan para detener al president de la Generalitat y los consellers; da una idea de la bomba que las declaraciones del Major dejaron ayer en el Supremo.

Se frotó el ojo (no le agradó tener que admitir aquella realidad) al reconocer el malestar que generó en el cuerpo las declaraciones de algunos miembros del govern cuando aseguraban públicamente que los Mossos defenderían el referéndum y la República. Sin embargo, también destacó (precisando con los dedos sus palabras) que después de advertir al govern que los Mossos debían cumplir la ley, Puigdemont les indicó "hagan lo que tengan que hacer".

Sólo un momento las manos de Trapero no reposaron sobre la mesa. Fue cuando hizo autocrítica sobre su labor aquellos días (algo que ninguno de los que han pasado por allí en estas semanas ha hecho); cuando colocó sus manos sobre la falda (culpabilidad/arrepentimiento). Y fue precisamente por eso, por la sinceridad de sus gestos, por lo que Trapero sonó tan de verdad. "Pues ya está respondida".

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.