Pornografía franquista

Las principales cadenas televisivas habían programado especiales para seguir la exhumación del dictador. Y este tipo de periodismo, seguidismo y reunión obscena (los profesionales deberían plantearse a qué tipo de basura le dan protagonismo y los espectadores a qué tipo de contenidos mugrientes le sumamos audiencia) se me ha entojado a ratos como la programación que recoge una boda real; la llegada del hombre a la Luna o la extracción del niño Julen del pozo. Y aunque soy de las que ha evitado voluntariamente seguir el reality montado en torno al Caudillo; las imágenes con las que me he topado más tarde en redes sólo constataban que aquel acto que debía acabar con una anomalía histórica (que un dictador siguiera enterrado en un mausoleo) se ha acabado convirtiendo en una orgía franquista pagada una vez más con el dinero público de todos los españoles.

Según Moncloa, el gobierno en funciones le había dejado claro a la familia Franco que no iba a permitir ningún tipo de apología franquista. Sin embargo, ¿qué cabía esperar de descendientes que en vez de condenar la hijoputez del dictador se vanaglorian y se aprovechan aún a día de hoy de las ventajas que supone ser nieto o bisnieto de un tirano? Así que el nieto mayor se ha presentado en el Valle de los Caídos con una bandera con el pollo bajo el brazo. Cuando le han recordado que no podía portarla, se ha quejado ante la prensa de falta de libertad de expresión y de atropello a sus derechos fundamentales. "Libertad" y "derechos" en boca de un Franco, daría risa si no diera asco...

La ministra de justicia que actuaba como notaria mayor del reino ha acudido vestida de negro riguroso. ¿Podía haberse arreglado de algún otro modo (de claro tampoco porque hubiera insinuado cierto blanqueamiento del régimen)? Es complicado, pero yo unos jeans claros y unas deportivas blancas (informal) me hubiera calzado para no reflejar solemnidad, respeto y luto en la indumentaria. Y en vez de cuadrarse ante la mortaja, por lo menos que se hubiera notado cierta incomodidad. No sé, unos brazos cruzados (desacuerdo), por ejemplo, cuando los familiares han despedido a la momia con un "Viva España, viva Franco". Recordemos que Dolores Delgado fue la misma que no tuvo inconveniente en abandonar un acto de homenaje a los a los deportados en Mauthausen al citar la Generalitat a los "presos políticos"...

Los móviles en el interior de la basílica estaban prohibidos; pero las cámaras en el exterior, no. Y he ahí es donde ha empezado el show. Porque aunque no dudo de que los socialistas se hayan preocupado por no darle carácter de funeral de Estado; su plan ha fallado estrepitosamente. Primero porque aunque en España los funerales de Estado sean bastante multitudinarios (recordemos el de Adolfo Súarez); en el país vecino, hace sólo un par de semanas, vimos como Macron empleó la misma intimidad y sobriedad (signo de elegancia para los franceses) para despedir a Chirac en el Elíseo. Y segundo, porque por la puerta principal hemos visto sacar el féretro del dictador, recubierto con un manto con la mayor condecoración del reino de España, arreglos florales rojigualdos, a hombros de sus parientes, y al prior rociándolo con agua bendita (por cierto, según me ha comentado @joanboixirla, éste vestía una capa pluvial negra abandonada tras el Concilio Vaticano II...).

Acto seguido se ha perpetrado otra imagen de escándalo: la del helicóptero. El franquismo sobrevolando España. Literal. Pero aún quedaba más: una vez ya fuera del Valle de los Caídos, la familia se ha venido arriba y ha extendido la bandera con el pollo, sin ningún complejo, oye. Junto a ellos caminaba un cura con sotana negra y alza cuellos y, de fondo, la policía nacional custodiando al cortejo fúnebre. Más que enterrarlo por segunda vez, parecía que lo hubiéramos resucitado. Esta sensación ha sido más intensa cuando en mitad de una concentración de cavernícolas en las inmediaciones del cementerio de Mingorrubio, la policía ha abierto paso a un anciano con traje y corbata que se estaba "ahogando y no podía respirar". La momia 2 era ni más ni menos que el golpista Tejero.

Lo dicho: pornografía franquista.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.