700 más. Esta noche ha naufragado un pesquero en aguas libias con 700 personas más a los que se busca en estos momentos con pocas esperanzas. Si se cumplen los peores augurios, en una semana habrán muerto en el Mediterráneo 1.100 migrantes mientras en Europa asistimos a la tragedia con una pavorosa indiferencia.

Qué listos somos. Qué bien nos funciona el instinto de conservación. Qué manera más inteligente de preservarnos de los dolores y seguir a nuestra bola, como si no pasara nada. Es una estrategia fantástica la de hacerse los locos. Eso hicimos ante los 400 muertos en el naufragio en el Mediterráneo de un barco que salió de Libia el pasado lunes, según el testimonio de los 150 supervivientes. La táctica nos vendrá ahora de maravilla, con 700 desaparecidos, y más todavía si se cumplen las previsiones de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que ha alertado que, de seguir a este ritmo, el número de fallecidos en el 2015 superará con creces los 4.000. Así que mira que prácticos, ya no habíamos hecho ni caso a los más de 900 a los que se había tragado el mar solo en los tres primeros tres meses y eso que nos ahorramos. Una pena menos, ¿no? Qué vergüenza. 

Los que solo se informen viendo la televisión tienen excusa. El pasado martes 14 de abril se supo por la tarde que 400 personas que habían salido de Libia y se dirigían a Italia habían desaparecido. Víctimas de la guerra, el hambre y la persecución que se lanzan en condiciones precarias al mar y ponen sus vidas en manos de mafias a los que les importan tanto como estamos demostrando nosotros. El miércoles, así se encargaron los principales informativos de televisión de la noticia: 

-Antena 3: No dan titular ni noticia.

-La Sexta: No ofrecen titular de inicio. La noticia aparece en el minuto 29 del informativo (de un total de 41). Tiene una duración de 1:45”.

-Informativos Telecinco: No ofrecen titular. La noticia aparece en el minuto 18 de un total de 30. Tiene una duración de exactamente 30 segundos.

-Noticias Cuatro: Tampoco hay titular. La noticia aparece en el 23’ de un total de 43’. Dura sólo 25 segundos.

¿Y la televisión pública? El informativo de mediodía de TVE no lo dio en titulares. Sí que aparecieron las siguientes, y por orden. La primera fue el presidente de Venezuela Nicolás Maduro criticando a Mariano Rajoy. Siguió la investigación a Rodrigo Rato por blanqueo de capitales. El Rey, Felipe VI, de visita en Bruselas, recibió de Pablo Iglesias la serie ‘Juego de Tronos’, mira qué bien. El Pesquero hundido en Gran Canaria. El susto de Draghi después de que una activista de Femen le lanzara papelitos y confeti. Bruselas, que acusa a Google por abuso de dominio. La Guardia Civil desarticula una red de fraude telefónico. Y terminó con un vídeo sobre la violencia policial en Estados Unidos y los deportes: Oblak salvó al Atlético y récord de espectadores en el derbi de Champions. ¿Y los 400? Nada.

Hubo que esperar hasta el minuto 26:57, de un total de 54, para enterarse del desastre. La duración fue de 1 minuto y 35”. 

La única televisión que consideró que 400 muertos era noticia de portada fue TV3. El tercero, concretamente, después de Rato y Draghi. Durante 1 minuto y 55” se informó de lo sucedido. Emitieron después una extensa crónica (4:20) con hechos y datos, poniendo en contexto el inmenso drama de la migración. Lo personalizan, además. Dan el nombre de un bebé rescatado, nacido en alta mar. Se llama Lem-Lem y sus padres son de Eritrea. Son personas, no números. Explicaron además en un reportaje complementario sobre las rutas de entrada de los inmigrantes y las condiciones infrahumanas en las que lo hacen. Impecable.

"El número de muertos en lo que llevamos de año es ya diez veces el registrado en el mismo periodo del año anterior", confirmó en rueda de prensa Joel Millman, portavoz de la OIM. Esta noche han vuelto a desaparecer 700. Los que se quieran ahorrar el mal trago lo tienen fácil, tampoco es que la mayoría de medios de comunicación demuestren interés, la verdad. 

  • Comparteix