Los que sostenían que estas eran unas elecciones plebiscitarias siguen en sus trece, los que afirmaban que solo eran unas autonómicas (como si eso fuera poca cosa) ahora quieren que se cuenten como plebiscitarias y contar votos, no escaños.

Los de a favor del referéndum, pero ya veremos si también de la independencia, continúan sin aclararse y depende de quien hable dice una cosa o la contraria. Los que esperaban una mayoría abrumadora de voto independentista se han llevado una decepción. Los que han triplicado votos respecto a las últimas elecciones, Ciutadans y la CUP, van por libre. Los primeros piden la dimisión de Mas y los segundos que no piensan investirle como President de la Generalitat. Los nacionalistas españoles cuentan votos y sale unionismo, los nacionalistas catalanes cuentan escaños y les sale independencia. Y ambos tienen razón.

Los catalanes han hablado en las urnas: el 77,46% votó. Se acabó el cuento de la mayoría silenciosa. Por fin, ¡Bravo! Ya era hora. Pero los catalanes dejaron también claro ayer que no hay una sola Cataluña. Para empezar: o negocian o no hay President. De lío en lío, de oca en oca y tiro porque me toca. Y no será fácil. El tira y afloja, el juego de poderes, el sile-nole, el tengui-falti, que a partir de ya se va a negociar entre Junts pel Sí y la CUP es de una complejidad que se me escapa, por mucho que intente imaginármelo. La CUP, tanto por boca de David Fernández como de Antonio Baños, afirmó que haría falta el 55% de los votos para “legitimar la independencia”. No se han conseguido: 47,80%. Porque seguimos sin saber, por ejemplo, si Catalunya Sí que es Pot es de sí o de no.

Si se trataba de contarse, estas elecciones, se pongan como se pongan los unos y los otros, no sirven. Los políticos hacen trampas, vale. La sociedad civil catalana les ha dado un señor repaso durante los últimos años, con sus manifestaciones mayoritarias, pacíficas, cívicas, impecables. Ni un solo incidente hubo ayer, ni uno. No hagamos trampas ahora también nosotros, como si esto fuera un equipo de fútbol y ‘viva er Beti manquepierda’. En Cataluña lo que se pide es un referéndum. Desde el gobierno central no solo se han negado, sino que lo han hecho sin contemplaciones. No se negocia y punto, que para eso tenemos la mayoría y ordeno y mando. Y ya no hablamos solo del PP. Ahí está Pablo Iglesias, la ‘gran esperanza de la izquierda’, que se plantó en campaña a explicarles a los de Nou Barris lo que debían sentir y votar según sus apellidos, evidenciando su desconocimiento absoluto de la realidad catalana, con una soberbia asombrosa y una desidia no menos pasmosa, porque era tan fácil como preguntarle al candidato Lluís Rabell, en lugar de dar lecciones cuando está de visita y no conoce, ni sabe siquiera, dónde está el salón y dónde el cuarto de baño en la casa.

¿Quién no ha pensado durante la campaña? “Bueno, ésta ya es la última, no se puede hacer peor”. ¡Meeeeeeec! Error. Desde Stalin, a Corea del Norte, nazis, tontos del haba, alucinados, el corralito, Pronovias, ¿y las europeas?, dónde jugará el Barça, platos, vasos, y hasta ETA. Todo valía. Y cada día peor. Siempre más gorda, más fuerte, más sonrojante. Curiosamente, el mensaje principal que pretendían vender desde España era el de Unidad. Claro que sí, te digo idiota a la cara, te amenazo día sí y día también, pero quédate conmigo cari que yo te quiero un montón.

Referéndum. La única opción es un referéndum. Cambien lo que tengan que cambiar, hagan lo que tengan que hacer. Para eso están, señores y señoras. Para eso les elegimos. Para eso les votamos. Para que encuentren soluciones a los problemas, no para que me los enumeren. Están para gobernar y ocuparse de los problemas reales de los ciudadanos. Dejen de envolverse y estrangularse con las banderas y de asegurar con voz de trueno estar legitimados cuando les conviene y a darle vueltas a la ley electoral. Se pongan como se pongan, ayer no se solucionó nada. Na-da. Ha llegado el momento de plantearse el referéndum. Evolucionemos, pasemos a la siguiente casilla, muevan ficha, demuestren inteligencia, un poco de grandeza y sentido democrático. Pregunten a la gente qué puñetas quiere ser o qué siente de una vez por todas y sigamos adelante. La otra opción es continuar como hasta ahora. Si alguien cree que está sirviendo de algo, que funciona, que es lo mejor para todos, que me avise y lo argumente. Porque entonces no es que yo viva en Barcelona, es que vivo en Marte. Y sigo creyendo que lo más fácil, lo mejor, lo más útil, es hacer un referéndum. 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.