Al partido político que de aquí al 20 de diciembre salga bailando la Haka en horario de máxima audiencia en televisión le doy mi voto. Ea. ¿No querían eso? Pues lo han conseguido. Nada de propuestas electorales, promesas, sentido común, honorabilidad, honestidad ni paparruchas. Que no, que no. Que si lo que quieren es tratarme como si fuera idiota, como una idiota me comportaré. La Haka, la Ka Mate, al que mejor lo haga, le voto. Si alguien apoya mi propuesta, se admiten sugerencias sobre, por ejemplo, cómo deben ir vestidos y peinados.

¡Vamos! ¡Anímense! Si no es tan difícil. De aquí al 20 de diciembre tienen tiempo de sobra para mirarse los vídeos de los All Blacks, que están disputando ahora el Mundial de Rugby, coordinarse, perfeccionar los movimientos y los caretos. Se trata de intimidar, de dar miedo al rival, de acogotarle a base de darse hostiazos en el pecho y los muslos mientras se saca la lengua y se pone cara de “estoy mu loco y te voy a merendar”. El partido que acojone más tiene mi voto.

Total, ya puestos, vamos a hacerlo a lo grande. Porque ya me dirán qué mérito tiene ver a Mariano Rajoy irse de cañas, o a Soraya bailando el equivalente a la yenka, izquierda-izquierda- derecha-derecha- delante-detrás, un-dos-tres, o dónde está la gracia en que ya ninguno lleve corbata. Y la competición por ver quién la dice más gorda con el tema soberanista en Cataluña, de tan reñida que está, ya se ha dado la vuelta al marcador y, quia, me quedo como si nada ante la siguiente barbaridad. Me deja tibia también el debate sobre si es más atractivo Pedro Sánchez o Albert Rivera y no me interesa a quién le brilla más el pelo, si a Inés Arrimadas, Andrea Levy o Pablo Iglesias.

Si aquí no se habla de los problemas reales, como la precariedad: dos de cada tres trabajadores no pasan de mileuristas y el paro ha subido, sino que la última semana lo más comentado fue el baile de Soraya en el programa de Trancas y Barrancas, no seré yo la típica pesada dando la vara. Se acabó dar la barrila. Los sesudos analistas y expertos que asesoran a los partidos políticos les han dicho, claramente, que de lo que se trata es de ser simpático, parecer cercano y llamar al Sálvame. El concurso es quién es más molón. ¿Quieren guerra? Pues muy bien. La van a tener. Quiero la Haka. ¿Alguien más se apunta?

He tecleado en Youtube ‘Best Haka ever’ y la que más me ha gustado es esta:

¡Ale! Ya pueden empezar. El tiempo comienza... ¡¡¡¡YAAA!!!!

  • Comparteix