Durante dos días, el lunes 11 y el martes 12 de agosto, 1.300 inmigrantes llegaron a las costas de Cádiz desde Tánger en un centenar de barcas de juguete hinchables y pateras. La cifra supuso un récord sin precedentes. Nunca se había visto algo igual. Al tercer día, el ministro de Interior marroquí, Mohamed Hasad, resucitó y admitió "disfunciones que han podido suceder". Así lo llamó: "Disfunciones".

Nadie en el Gobierno español se atrevió a criticar abiertamente al marroquí. Ni una mala palabra, ni una siquiera aunque sólo fuera de asombro ante el aluvión de inmigrantes que se amontonaban en un polideportivo de Tarifa, hombres, mujeres y hasta una bebé que viajó sin sus padres, Fátima, de once meses. Solo era que se habían producido "disfunciones" de nada menos que 70 kilómetros de costa 'sin vigilar' en Tánger. Y el Ejecutivo español sin decir ni pío. ¿Por qué?

En el tablero de ajedrez en el que juegan España y Marruecos, son los marroquíes los que han dejado claro quién tiene la ventaja. Actúan dejando claro quién manda en según qué, y por eso abren o cierran el grifo, regulando la inmigración cómo y cuándo quieren. A veces abren para presionar y apretar por acuerdos comerciales, otras para aflojar la presión en las zonas próximas a Ceuta y Melilla. Ahora además Marruecos está enfadado, según publicó El País, por la investigación de un juez melillense, Emilio Lamo de Espinosa, que "admitió a trámite el pasado día 5 (una semana antes de la "disfunción") una querella interpuesta por tres ONG para investigar la actuación de las Fuerzas Auxiliares marroquíes que el pasado 18 de junio capturaron a un grupo de inmigrantes atrapados en las tres vallas que separan Marruecos de Melilla en presencia de guardias civiles. Los delitos que el juez indaga son lesiones, trato degradante, coacciones, prevaricación y actos contra los derechos individuales y omisión del deber de impedir la comisión de un delito". Y como Marruecos se cabrea, deja de vigilar y permite (y alienta, o al menos avisa, porque nadie con dos dedos de frente puede llegar a la conclusión de que a 1.300 personas se les ocurre, uy, al mismo tiempo, mira tú qué casualidad) cruzar el Estrecho en barcas de juguete. Jaque mate.

Es curioso también que se hayan disgustado ahora, justo después de la provechosa visita de Felipe VI y de su esposa, a Marruecos. El segundo como reyes que hicieron después del Vaticano. Con lo que Rajoy ha elogiado esos desplazamientos regios que seguimos sin valorar en su justa medida. "Un viaje muy, muy bueno". Así fue como lo calificó Felipe VI justo antes de despedirse con dos besos del Rey Mohamed, también VI, en el aeropuerto de Rabat. Lo dejaron todo niquelado, vamos. No hay más que verlo.

Por si la cordial relación entre ambas monarquías no era suficiente motivo de alegría, los que planean cruzar el Estrecho durante meses dejándose por el camino familia, amigos y el escaso dinero que tienen, deben respirar mucho más tranquilos sabiendo que, este mismo viernes, el jefe de la Guardia Civil en Ceuta, el teniente coronel Andrés López García, ha sido trasladado a Sevilla. Un alivio. Eso es un castigo, sí señor. Que no queden impunes las 15 muertes de inmigrantes que intentaron entrar a nado en territorio español el pasado 6 de febrero y fueron recibidos por un contingente de la Guardia Civil que les disparó hasta 140 pelotas de goma y botes de humo. El jefe de la Benemérita, Arsenio Fernández de Mesa, negó el uso de pelotas y botes en Tarajal hasta que las imágenes se emitían en todos los informativos y ya no pudo seguir mintiendo. Ningún cargo público presentó su dimisión por lo que ocurrió. Nadie se ha hecho responsable.

Seis meses después, la jueza de Ceuta que investiga el caso aún espera el atestado de la Guardia Civil con los nombres de los que participaron y del que dio la orden directa, además de las copias de las autopsias y de los informes médicos. Pero, ¡eh! han trasladado a la máxima autoridad de entonces en Ceuta hasta Sevilla. Ni dimisión, ni multa, ni siquiera un tirón de orejas público: Una mudanza a Sevilla. Seis meses después y en pleno 15 de agosto, que ya se sabe que es un día excepcionalmente movido y está todo el mundo pendiente de la información desde las fiestas de su pueblo. Eso es dar ejemplo y lo demás gilipolleces.

¡Bah! Otra disfunción de nada.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.