Siempre escucho lo de “habrá que respetar al que no ha votado lo mismo que tú” el día de las elecciones. Y yo a algunos les respeto con el mismo respeto que a la vida que dicen que quizás hubo en algún momento en el planeta Marte.

Con ese respeto les tengo respeto, desde la más absoluta distancia e incomprensión. Lo mismo eran unos bichos la mar de majos, pero así en principio no siento ninguna empatía hacia los extraterrestres. Estoy segura, por cierto, de que yo también les debo parecer igual de rara. 

Después de los recortes, de la crisis, la monstruosa corrupción, Bárcenas, los ‘sms’ con su “Luis sé fuerte, Rodrigo Rato, Gürtel, Púnica, las preferentes, los intentos de privatización de la sanidad, Bankia, la cronificación de la pobreza. En fin, después de todo eso y más, hay quien sigue votando a los mismos una y otra vez, con una ilusión desprovista de cualquier espíritu crítico. Porque sí. Porque son de los suyos, como si de un equipo de fútbol se tratara. No lo entiendo. No les puedo comprender. 

Será que algunos casos de corrupción les pillan ya lejos, pensé, así que ayer estaba especialmente atenta a lo que ocurriera en Segovia. Pedro Gómez de la Serna iba como número dos del PP y el pasado jueves hasta su propio partido le abrió un expediente disciplinario y le quiso apartar de la campaña por las informaciones sobre el cobro de comisiones por haber actuado como supuesto conseguidor de contratos públicos en el exterior para empresas españolas junto a Gustavo de Arístegui. Arístegui dimitió como embajador de España en la India. Gómez de la Serna seguía en la papeleta del PP porque no hubo manera de ponerse en contacto con él. Literal. El viernes, el ministro de Sanidad Alfonso Alonso admitió que “nadie sabe dónde está, ha desaparecido”. Y desaparecido seguía ayer cuando los segovianos acudían a las urnas. ¿Y qué pasó? Que sacó escaño. Que estará en el Congreso. Que le votaron.

Ya me lo pueden explicar hasta con gráficos de colorines, que mira no, ni lo entiendo ni lo entenderé. ¿Cómo se puede votar a un señor que hace mutis por el foro cuando le acusan de cobrar comisiones? ¿Por qué no cambiar el voto cuando a tres días de las elecciones ni el PP podía encontrarle y su nombre salía en la papeleta? ¿En qué clase de democracia sale elegido alguien así? ¿Por qué votar al alguien como él?

No es, desgraciadamente, el único caso. También está el de María José García Pelayo, la número 2 por Cádiz del PP, que ha obtenido escaño. La señora García Pelayo tiene una causa abierta en el Supremo por supuesta prevaricación continuada en la adjudicación de contratos de la red Gürtel cuando era alcaldesa de Jerez. ¿Otro? Carlos Practh, el número uno de Ciudadanos por Cantabria, que el pasado miércoles, cuatro días antes de las elecciones afirmó en una entrevista en La Sexta: "No sólo hay hombres que matan a mujeres, sino que también hay casos de mujeres...” Cuando la periodista le señaló: "Hay más muertes de los hombres hacia las mujeres", él contestó: "Bueno, hay yihadistas que son mujeres”. Y ahí le tienes. Con su escaño en el Congreso. Votado en lugar de botado.

Jamás ha ganado en este país un partido al que yo haya dado mi voto, así que estoy acostumbradísima a que la mayoría no tenga las mismas ideas políticas que yo y no me voy tirando de los pelos ni dando golpes en el pecho, tengo una gata y amigos con los que me tomo el vermú. Pero no, que no me intenten convencer de que existe lógica en algunos votos. Porque por ahí, mire, no paso. Les respeto sí, igual que a los extraterrestres. 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.