Se ha puesto de moda una fórmula para pedir disculpas. Es la de “pedimos perdón a quien se haya podido sentir ofendido” con la variante de “si hemos ofendido a alguien”.

Así, en realidad no es que la acción sea ofensiva, sino que la ofendida igual tiene la piel muy fina, ¡bah! que eres una exagerada, que tampoco es para tanto chica, pero oye, soy tan magnánimo y buen tipo que te pido perdón y todo. También los hay que ni siquiera piden disculpas.

La última semana vino cargadita. Comenzó con una columna del articulista en El diario de Mallorca advirtiendo a las “señoritas”: “Cada vez que te digan que una mujer es libre no te lo creas, cada vez que oigas que estás en tu derecho no lo creas, cada vez que te animen a vestirte y comportarte como una putilla, con perdón, pregúntate por qué una mujer que podría ser tu abuela defiende un consejo tan peligroso, tan frívolo y superficial”. El artículo se ha borrado de la página web del diario, pero quedó impreso en el papel. Unos días después sucedió lo mismo con otro publicado en la web de El Mundo, en la que otro articulista defendía a Dalmau por el ‘linchamiento’ sufrido. Atención al argumento: “Toda una dama como Gari, un modelo de elegancia, habla de la libertad de las mujeres a vestir como les plazca. Esa libertad por supuesto es un deseo que todos compartimos. La realidad, en cambio, nos sugiere animar a nuestras hijas a no vestir como putas, en el caso improbable de que les dé por ahí”. La entrada al blog también fue borrada en el medio. Ambos defendían que los hombres no se pueden controlar, así que mejor no ‘provocarles’. La manera de entender que los dos artículos eran ofensivos, puro y duro machismo, ha sido eliminarlos después de haber sido publicados. Circulen, que aquí ya no hay nada que ver.

El miércoles, durante el derbi de Copa del Rey entre el Espanyol y el Barça, se exhibieron en la grada en la que se ubica el sector de animación de ‘La Curva’ en Cornellà pancartas en las que se podía leer “Shakira es de todos”. Ante el escándalo, el presidente del Espanyol, Joan Collet declaró: “Pedimos disculpas a cualquier persona que se haya podido sentir ofendida”. Al parecer hay personas a las que no les ofende algo así. Los que hicieron las pancartas, por ejemplo, y a los consultores jurídicos que dieron el visto bueno a los mensajes en las mismas tampoco. Incluso los hay que primero afirman que claro que no les parece bien, peeeeeero que son cosas que pasan en todos los campos y que no es toda la afición. En el pero está el problema. Para empezar, porque no es cierto que ocurra en todos los estadios y aunque así fuera no sería menos grave, sino más. Para continuar, porque por ejemplo, en Cornellà también toda la grada donde el miércoles se exhibieron las pancartas, coreó hace dos años “Shakira es una puta” y no escuché al resto del estadio afearles la conducta. Escribo escuché porque yo estaba allí y cuando miré a mi alrededor escandalizada comprobé como todo el mundo hacía como que no estaba oyendo nada. Recuerdo incluso hacer el gesto de tocarme la oreja, ¿no lo estás oyendo? a un compañero y este asintió y se encogió de hombros, resignado. De aquellos barros, estos lodos.

Confieso que yo lo escribí aquí en una columna, pero sin decir qué estadio era como medida preventiva para ahorrarme insultos en las redes. Durante esa semana ya había tenido ración suficiente al quejarme en Twitter por lo sucedido en el Benito Villamarín con los cánticos a favor de Rubén Castro.

El machismo mata. 56 mujeres fueron asesinadas por hombres en el 2015 por el mero hecho de serlo. El mismo miércoles 13 de enero fue asesinada a tiros en Tarragona una mujer en presencia de su hija, la quinta en lo que va de año. Es la peor cifra desde que hay registros, según los datos provisionales del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Todos los expertos en violencia de género destacan que es un problema complejo y que la educación y la conciencia sobre la magnitud y gravedad de lo que sucede son las claves para que no siga pasando. Minimizar gestos y actitudes machistas es pavimentar el camino al infierno para muchas mujeres. Pedir perdón poniendo el acento en la sensibilidad de las ofendidas, mirar hacia otro lado, dar altavoces y borrar luego el rastro es no ser conscientes de ser machistas o estar perpetuando con la tibieza en las reacciones acciones que no deben ser toleradas. Tenemos un problema. Todos. No solo ‘las sensibles’. To-dos.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.