Según el diccionario de la RAE susceptible significa quisquilloso, picajoso. Es decir, una persona que se ofende con facilidad. Según el director del Diari de Tarragona, Josep Ramon Correal, se equivocó al escribir que cuando una mujer dice no a lo mejor no quiere decir no, porque era un comentario antiguo que “hace 40 años hubiera hecho gracia” y que estaba hecho además en un contexto muy susceptible. Vamos, que hemos reaccionado exageradamente por algo que hace 40 años era un chiste sin más.

Hace 40 años tampoco era una broma el acoso, aunque desde luego nos quejábamos menos. Y en lugar de percibirlo como un avance de la sociedad adjetivarlo de susceptibilidad es insultante por condescendiente. No solo es que sea grave lo que escribió en su primera columna titulada ‘Sí es sí, o no’: “La pericia de la conquista amorosa requiere mucha perseverancia. Si damos por buena la sentencia que «solo el sí es sí» pondremos en peligro el futuro de la raza humana. En el amor, como en el márqueting, la venta comienza cuando te dicen no”. Es que es grave también que no se retractara horas después de publicarla en el programa Versió RAC1: “Muchas veces, ya sabemos, con la propia coquetería femenina, un no en principio puede tener su gracia. Ya sé que ahora dicen pues si decimos no, es que no. Pues yo no me lo creo. Hay muchas que dicen no y miran de reojo”. Es grave además lo dicho por sí solo, pero también por quien lo dijo; un director de un diario que tiene una responsabilidad social. Y es grave que al día siguiente, ante el revuelo causado, se disculpara como lo hizo; admitiendo haberse equivocado sólo porque así se lo había dicho una amiga suya añadiendo que estamos muy susceptibles con el tema. El señor Correal cae entonces en la cuenta de que hace 40 años “los usos sociales y la moral eran otros”. 

Los artículos, comentarios y actitudes machistas son continuos, constantes, diarios. La primera vez que leí el artículo del señor Correal me pareció lo que era: Una columna machista. Sin ser susceptible, quisquillosa, picajosa, pejiguera, delicada, puntillosa ni cascarrabias. Era machista y punto. Para mí, que soy mujer y para todo aquel que tenga capacidad de discernir. Que se mantuviera en sus trece horas después en un programa de radio fue la constatación de que el señor Correal no tenía un mal día, sino que es un machista y había escrito justo lo que quería escribir. Y yo no estaba ovulando cuando le escuché y aunque así fuera él sigue siendo un machista y yo simplemente una mujer en edad fértil con ovarios que no me impiden distinguir entre lo que está bien y lo que está mal. Sin peros, matices, ni grises. Que al día siguiente no pidiera perdón sin recurrir a la susceptibilidad del destinatario de su mensaje, empequeñeciendo así la inteligencia, la capacidad de juicio del receptor, me molestó aún más. Y mi enfado sigue sin estar motivado por ninguna cuestión hormonal. Me ofendo porque él fue ofensivo.

No estuvo solo. Escuché en la radio a algunos tertulianos afirmando que lo dicho por el señor Correal no era con mala intención. Y puedo estar de acuerdo. Alguien con la mentalidad de Correal no escribe algo así con la finalidad de despreciar, porque el desprecio ya está implícito, está en la base, en su manera de ver a las mujeres como mercancía a la que comprar y conseguir a base de insistir pasando por alto cuando dicen no, porque no se cree que digan no, sino que están subiendo la apuesta. Escuché también quien le defendía alegando que ya había pedido disculpas, a pesar de que la lamentable manera en la que lo hizo seguía siendo insultante, y leí titulares en medios de comunicación tales como “las feministas indignadas con el director del diario de Tarragona”. Las ‘feministas’, no la sociedad en general, no, ‘las feministas’. 

El artículo de Correal ‘Sí es sí, o no’ fue escrito a cuenta de la campaña ‘Respétame’ presentada por el Ayuntamiento de Tarragona para acabar con las conductas sexistas y las agresiones sexuales en el ocio nocturno y las fiestas multitudinarias, que incluía mensajes como “Sólo el sí es sí” o “Mi manera de vestir no es excusa”.

Desde el 2009, cuando el Ministerio del Interior comenzó a desglosar la estadística de agresiones sexuales para acomodarse al criterio de la Unión Europea, se han registrado más de 8.200 agresiones sexuales con penetración, tres al día, una cada ocho horas. En el 2015 se denunciaron 1227 violaciones. Mujeres que dijeron no. Durante los pasados Sanfermines se cometieron siete abusos sexuales y cuatro violaciones. Mujeres que dijeron no. 

Señor Correal, a usted me dirijo: su comentario tampoco tenía maldita gracia hace 40 años, pero sí, se denunciaba menos que hoy. En algo hemos avanzado. Usted, sin embargo, no. Y no es un problema de ‘las feministas’, del contexto, ni de susceptibilidad. No soy una quisquillosa, no soy una exagerada, no soy una picajosa, no me ofendo con facilidad, sino con razón. Más de 8.200 razones desde el 2009 concretamente, que son de las que tenemos constancia, las que han denunciado. Pero hay más, debería saberlo, que no se han atrevido a denunciar principalmente por miedo. Miedo a hombres como usted, con la mentalidad machista que usted tiene. Mujeres que dijeron no.

A todos aquellos que se han puesto de lado del señor Correal y que han disculpado, minimizado y aceptado que ha pedido perdón, pero que aquí seguimos erre que erre porque somos unas 'enfadicas' les envío desde estas líneas mi desprecio más absoluto. Y no, tampoco les perdono. Y cuando digo no, es no.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.