Marty Baron es el director de ‘The Washington Post’ y está estos días en España, donde imparte conferencias en las que, inevitablemente, el tema estrella es el papel que tendrán los medios de comunicación en Estados Unidos después de que Donald Trump les haya declarado la guerra. La considera, según contó Baron en Madrid “una profesión y la forma de humanidad y de vida más baja que hay”.

El director de ‘The Washington Post’ se ha mostrado contundente. Ahora, más que nunca, la prensa debe tener una posición vigilante, fiscalizadora. “La amenaza a la libertad es uno de los muchos desafíos a los que nos enfrentamos”, dijo. En la Facultad de Comunicación de Navarra desarrolló los desafíos: “Gran parte del pueblo de Estados Unidos ha empezado a pensar el papel imprescindible de la prensa en una democracia, ahora aún más importante que antes. Nuestra misión es ser periodistas independientes. No estamos aliados con ningún partido ni con ningún político, sino con la verdad”. Leyendo las reflexiones de Baron durante estos dos días que ha visitado España no he podido evitar reflexionar sobre el papel de los medios en España, sobre todo después de ver, leer y escuchar acerca del viaje del presidente de la Generalitat Carles Puigdemont a Bruselas, donde dio una conferencia.

Durante toda la semana, antes, durante y después de la conferencia de Puigdemont en la Eurocámara he sido incapaz de desentrañar la información de la opinión en la mayoría de los medios de comunicación. Dependiendo de lo que viera, leyera o escuchara, la visita había sido un éxito o un fracaso. Desde su discurso pronunciado en catalán, francés e inglés avisando sobre la inevitabilidad del referéndum ante 500 personas que abarrotaban una sala con una capacidad máxima de 350, hasta que allí, más o menos, sólo había amigotes convidados, ningún representante legítimo europeo y que el ridículo fue espantoso.

Del éxito al fracaso según el medio. Y me estoy refiriendo a artículos de información, no a editoriales ni a columnas de opinión. Todo lo que tenga que ver con el referéndum, Catalunya o la independencia se convierte automáticamente en carne de cañón en las redacciones y entre las visiones interesadas, a favor o en contra, es una proeza desentrañar la verdad. Eso que nos enseñaron en la facultad, ‘ las cinco W’: What, Who, Where, When, Why y How. Que la noticia o los textos informativos deben responder a estas seis cuestiones de rigor: qué, quién, dónde, cómo, cuándo y por qué, pero últimamente todo se reduce a textos llenos de adjetivos calificativos y una guerra de declaraciones entre los que defienden una idea y la contraria. Los análisis son sesgados y no hay manera de saber, simplemente, la verdad.

En los últimos estudios que se han realizado sobre la percepción que tiene la sociedad española sobre la profesión de periodismo estamos por los suelos, entre los peores valorados. No parece difícil adivinar por qué. Encima, la llegada de la era digital ha revolucionado el negocio y la guerra por el click fácil nos está destrozando. En Estados Unidos, con la llegada de Donald Trump, los medios han vuelto a retomar su papel relevante, imprescindible para una democracia sana y así está siendo percibido por parte de la sociedad estadounidense, que pide a los periodistas que vigilen, que no se rindan, que estén atentos, que cuenten la verdad, que no dejen pasar a una, que les necesitan. Aquí, todavía no he conseguido enterarme si lo de Puigdemont en Bruselas fue un éxito, una pifia o ninguna de las dos cosas. Y nos estamos acostumbrando a que el barullo sea lo habitual y no la excepción. Los columnistas crecen como los champiñones mientras las redacciones se vacían, se hace el corta/pega y se contrata a autónomos por sueldos miserables. 

Todos los entendidos aseguran que éste es un gran momento para el oficio, pero la profesión está hecha unos zorros y los que consumen nuestro trabajo cada vez tienen una opinión más parecida a la de Trump, que somos la purria de la humanidad. Que algo estamos haciendo mal es evidente. Que habrá que hacérselo mirar antes de que sea demasiado tarde va siendo urgente.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.