El próximo mes de septiembre se cumplen 14 años desde que me vine a vivir a Barcelona. Recuerdo que en el mes de agosto de aquel año, volviendo de Madrid en avión justo antes de aterrizar y mientras miraba por la ventanilla la silueta de la ciudad pensé, sentí por primera vez: “Mi casa”. Y se lo dije a mi marido, toda contenta: “Desde que me marché de Madrid es la primera vez que me pasa, que vuelvo y siento que vuelvo a casa”.

Antes, en el mes de marzo, se había producido el atentado del 11-M que yo viví con inmensa pena desde Barcelona. Recuerdo la mañana lluviosa y a Santi, mi marido, entrando en la habitación diciéndome que había habido un atentado en Madrid. Legañosa y medio dormida, encendí enseguida la televisión y no daba crédito a lo que veía. Atocha, la estación por la que tantas veces pasé ya que yo vivía en Alcorcón con mis padres hasta pasados los 25, llena de humo, de heridos, de ambulancias, de muerte y horror. Y recuerdo que lo primero que hice fue un repaso mental. Por la hora que era, ¿había alguien cercano que pudiera estar en Atocha? Fui repasando, con el frío y el miedo metido en el cuerpo y empecé a llamar por teléfono. Tuve suerte; no, no había nadie.

Ayer me sucedió lo mismo, pero al revés. Las primeras llamadas fueron de amigos de aquí en un grupo de wthasapp. Un “¿estáis todos bien”. Y poco a poco, fuimos contestando. Mis amigos de aquí, y los de Madrid, saben que acostumbro a ir al Mercat de la Boquería a comer. Ayer no estaba. Santi había ido a la rueda de Prensa de presentación de Paulinho y salió del Camp Nou a las tres. A la ‘boke’ se va sin prisas, para disfrutar no solo de la comida, sino sobre todo de la conversación con los del ‘Kiosko Universal’; Alfonso, Antonio, Benja, Arza, Dani, Borja. Y con Eduardo el de la frutería. Y Manel el pescadero. Y echarse unas risas, dar unas voces -siempre con el fútbol como excusa- y alargar el café. Ayer había prisa, así que ni nos planteamos ir a la ‘Boke’, pero el teléfono no dejó de sonar durante toda la tarde.

Mi madre, alarmada, fue de las primeras, mientras escuchaba de fondo a mis sobrinas: “¿Están bien la tía chuches y el tío Santi?”. Amigas íntimas, con las que mantengo contacto casi diario y otras y otros con los que hacía años que no hablaba. Guasapps preguntando si estaba bien, si ‘todos’ estábamos bien, palabras de cariño, un “sabéis que os quiero aunque no os lo diga mucho”, periodistas con las que coincidí en algún momento y que se interesaron desde París, otra amiga desde Brasilia, ex compañeros de Marca, donde ya hace casi cuatro años que no trabajo. Y pensé que, dentro de la tragedia, tenía una suerte infinita. Primero por no haber ido a comer a la Boke -hoy pienso ir como que me llamo Gemma Herrero- y segundo por sentirme tan querida. Por todos esos mensajes y llamadas de cariño y preocupación sincera que recibí.

Desde hace 14 años siempre digo que tengo dos casas, dos hogares, uno en Madrid y otro en Barcelona. E igual que me sentí orgullosa de la respuesta ciudadana en Madrid aquel terrible 11M, también me inflé de pura satisfacción por la cantidad de barceloneses que hicieron cola en los hospitales para donar sangre, por los taxistas que ofrecieron sus coches gratis para llevar a los afectados hasta el hospital más cercano, para los que ofrecieron sus casas, sus tiendas, los hoteles para esconderse y para, en fin, ayudar en lo posible a todos los que lo necesitaban.

Hace 14 años cuando era yo quien llamaba a Madrid, aquella noche y en los días siguientes me dijeron todos, sin excepción, lo mismo: “No te imaginas el silencio que hay”. Hoy lamentablemente me puedo hacer una idea, porque ese silencio, ese dolor se había colado ayer por todas las calles de Barcelona. Por esta Barcelona que es mi casa, ese Mercat de la Boquería donde tengo amigos y es el mejor remedio ante las preocupaciones de la vida diaria, porque es imposible irse de allí sin unas risas muy ricas bien echadas. Volveré hoy a pasear por la Rambla y a comer en la ‘Boke’, y a brindar por la vida, por la suerte, por mis amigos, por la gente a la que quiero y me quiere. Porque eso jamás me lo podrán quitar los hijos de puta.

T’ estimo Barcelona.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.