La fotografía de José Palazón que ha dado la vuelta al mundo, a un lado los inmigrantes, encaramados en la alambrada que separa España y Marruecos, al otro, dos despreocupados jugando al golf con apenas unos metros de diferencia, ha removido conciencias que al parecer hasta el momento también debían vivir en su nirvana particular, en su paraíso privado.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y la vergüenza de lo que sucede al otro lado de la valla no es de ahora, ni de ayer, ni de antes de ayer. Hay quien ha puesto el grito en el cielo por la obscenidad del campo de golf, como si ellos, como si todos, no hubiésemos sido también espectadores privilegiados de lo que está pasando. Como si no hubiésemos optado desde hace tiempo por seguir ajenos, como si nada pasara. No disimulen, que ya llevamos tiempo jugando embobados, pendientes solo de la pelotita en nuestros soleados días. Con la gorra bien calada no vaya a ser que nos deslumbremos o nos salga una peca.

Tranquilos, no nos pongamos nerviosos ahora, justo cuando el PP ha encontrado por fin la solución. El ministro del interior, Jorge Fernández Díaz, presentó la semana pasada una propuesta en forma de enmienda, una más entre las 25 sobre el proyecto de ley de Seguridad Ciudadana. Quieren legalizar las devoluciones en caliente. Es decir, que implícitamente, han reconocido que lo que se estaba haciendo hasta ahora era ilegal. No, no, no vale decir que no han sucedido. Ahí están las imágenes grabadas por ONG que lo demuestran. Las últimas, las de Danny, el camerunés de 23 años que fue apaleado en la valla de Melilla por la Guardia Civil, al que se le negó asistencia sanitaria y fue devuelto, inconsciente, a Marruecos por la puerta de servicio de la valla de Melilla.

¡Qué maravilloso país éste al que intentan entrar desesperados los subsaharianos! ¿verdad? ¿Lo último? Contabilidades ya no en B, sino en C, del PP. El viernes se supo que la investigación de Hacienda sobre los papeles de Bárcenas ha revelado que el Partido Popular pagó otros 750.000 euros por obras en su sede central en el 2006. La cantidad, correspondiente a la planta baja, se suma a los 960.347 euros en negro ya descubiertos en otras cuatro plantas. Sumando, da un total de 1.710.347 euros de dinero sucio. Bonita cifra, sí señor.

En el 2006 Mariano Rajoy ya era presidente del Partido Popular. Así que no, no vale solo con que salga Cospedal haciéndose la digna y afirmando que su partido “está tan escandalizado como los ciudadanos”. Cospedal la de los pagos en diferido, por cierto. La misma. Cuando Rajoy ya mandaba en ese partido fue cuando se cometieron las irregularidades. La contabilidad en B y ahora se sabe que también en C. En el caso de que desconociera por completo lo que estaba sucediendo, es inevitable pensar qué clase de jefe es, qué autoridad tiene y si es entonces un hombre preparado, ya no para presidir un partido enlodazado por la corrupción, sino un país.

Asistimos en primera línea a la miseria que nos rodea y seguimos actuando como si no pasara nada. El bochornoso espectáculo el pasado martes en el Congreso entre la bancada del PP y del PSOE, mientras Montoro y Pedro Sánchez jugaban al “y tu más” en cuestiones de corrupción (Montoro llegó a acusar a Sánchez que fue miembro de la Asamblea de Caja Madrid “usted estuvo allí y no me venga con historias”), lo escenificó. Y unos y otros gritaban y aplaudían, jugando a ver quién hacía más ruido. No se pierdan el espectáculo, señoras y señores. Cojan los palos de golf. Pasen y vean.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.