¿A cuántos kilómetros debe suceder algo para que nos afecte? ¿Dónde está el límite? ¿Cuántos muertos hacen falta para sacudirnos las conciencias? ¿Por qué unos asesinatos nos conmueven más que otros? ¿Porque están más cerca? ¿Por afinidad? ¿Porque creemos que a nosotros nos puede pasar y reaccionamos ante el peligro? ¿Se trata tan solo de una cuestión de proximidad? Propongo un juego. Uno siniestro.

Cinco hombres armados entran en la Universidad Autónoma de Barcelona y durante 16 horas retienen a estudiantes mientras suenan disparos y detonaciones de explosivos. Dividen a los estudiantes entre cristianos y ateos. Algunos ateos, ante el terror de ser asesinados, se declaran cristianos y los terroristas les piden entonces que recen el Padre nuestro y les disparan cuando no se lo saben. Cuando la policía consigue entrar en el recinto universitario y liquidar a los asesinos la cifra de muertos asciende a 147, en su mayoría estudiantes. 147. El horror, ¿verdad? Pues acaba de pasar.

Sucedió el jueves en Kenia, en la Universidad de Garissa, cerca de Somalia. Al menos cinco integrantes del grupo islamista Al Shabab entraron en el recinto y empezaron a disparar indiscriminadamente y a detonar explosivos. Dividieron a los estudiantes entre cristianos y musulmanes y les hicieron recitar el Corán. Si no se lo sabían, les mataban. La cifra, por ahora, es de 147 muertos, el peor ataque terrorista de Kenia, que ya sufrió en el 2013 el atentado en el centro comercial Westgate en el que murieron al menos 67 personas.

Pese a la magnitud de la masacre los titulares de los principales medios de comunicación seguían copados por las últimas noticias sobre Andreas Lubitz y el descubrimiento de la segunda caja negra del avión de Germanwings, que dejó la cifra de 150 fallecidos, asesinados por el piloto alemán. Continúan las informaciones y especulaciones sobre los motivos de Lubitz para estrellar el avión. Seguimos empeñados en abarcar lo inconcebible, en entender lo incomprensible, como si eso fuera a darnos consuelo ya no a nosotros, simples espectadores, sino a los familiares de los muertos. Imagino a las familias de los estudiantes de Kenia preguntándose también por qué mientras llegan a Nairobi los cuerpos para ser identificados.

No sé por qué no nos ha conmovido de la misma manera la matanza de Kenia que la de los Alpes, así que por eso me pregunto si solo nos afecta lo que nos parece más próximo, más cercano. Si la empatía solo nos llega hasta el país, el continente, el barrio o el vecino de arriba. Me pregunto dónde están los límites y si somos conscientes de que los islamistas radicales no los tienen. Porque el terror nos afecta a todos, aunque algunos ingenuos sigan creyéndose a salvo de la maldad y enajenación individual de un piloto o de la colectiva de Al Al Qaeda, Isis, Boko Haram, o de Al Shabab. Ante la primera creo que poco podemos hacer, mientras que ante la segunda estaría bien, para empezar, prestar atención y que no nos parezca algo lejano y ajeno. Que la masacre haya sucedido en una Universidad no es solo un dato más. Atentan contra la educación, contra el pensamiento crítico. Así lo escribía el viernes el fotoperiodista Alberto Rojas en El Mundo: “El analista Ryan Cummings, experto en yihadismo en África, afirma que Al Shabab ataca las escuelas como símbolo de la educación occidental que pretenden combatir, exactamente igual que hace Boko Haram en Nigeria con el secuestro de estudiantes y los talibán en Afganistán y Pakistán prohibiendo a las niñas que acudan al colegio. La universidad es el mejor antídoto contra la Edad Media que promueve el salafismo y ellos lo saben. En Somalia han bombardeado varias facultades que, a pesar de todo, nunca han cerrado sus puertas”.

Está pasando. Así que, al menos, prestemos atención. El asesinato de 17 personas en el atentado contra la publicación satírica Charlie Hebdo debería habernos enseñado ya también que ni estamos a salvo, ni están tan lejos.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.